Retrogaming: ¿qué pasó con las galerías y arcades de nuestra infancia?

Y sí, llegó diciembre, uno de los meses más esperados. Esta es la época donde comienzas a leer balances del año, TOPs de los hitos más relevantes y demás. Como sabes, una de nuestras pasiones en Somos ESET son los videojuegos, por lo que pensamos en buscar cuáles fueron aquellos que se llevaron todas las miradas en 2016. Sin embargo, luego lo pensamos mejor y nos dimos cuenta de que, en realidad, diciembre también es un mes que evoca cierta nostalgia, que nos hace revisar el pasado para reflexionar. Y por ello, hoy te presentamos una reflexión sobre el retrogaming, una tendencia en franco crecimiento.

Dependiendo de tu edad, es probable que aún recuerdes con nostalgia uno lugares en los que te reunías con tus amigos a echar unas partidas a unas máquinas que te transportaban a mundos donde podías ser un experto luchador de artes marciales, un piloto de una nave espacial enfrentado a hordas de alienígenas invasores o el conductor de un coche de carreras tratando de adelantar a tus rivales evitando que el contador de tiempo llegase a cero.

Esas experiencias que ahora han quedado relegadas a la comodidad de nuestra sala o a los dispositivos móviles, antes se realizaban en unos sitios conocidos como salones recreativos, galerías o arcades, lugares en los que, además de jugar, se socializaba con otros jugadores y eran un punto clave de reunión para los adolescentes de los años 80 y 90.

A día de hoy es bastante difícil encontrar alguna de estas entrañables locaciones en muchas partes del mundo pero, gracias a la gran labor de los aficionados, aún se pueden visitar algunos que, ya sean guaridas míticas con décadas a sus espaldas o salones de reciente apertura, tienen un ambiente que los hace especial.

Un breve repaso a su historia

El concepto de salón recreativo apareció en los Estados Unidos en los años 70 y desde ahí fue extendiéndose por varias zonas del mundo. En España, país del que procedo, no fue hasta los ’80 que se popularizaron, al menos con las máquinas arcade, ya que antes la gente ya acudía a estos lugares a jugar al futbolín, máquinas de pinball o billares (de ahí que muchos conservaran el calificativo de “billares” en su nombre).

Sin duda, la década de 1980 fue la época dorada de los arcades, no solo por su popularidad a nivel internacional, sino por la importante participación que tuvieron empresas de fuera de Estados Unidos en su desarrollo, especialmente aquellas con sede en Japón como Capcom, Konami y SEGA. Las reconoces, ¿verdad? 🙂

En aquellos días, era impensable comparar la experiencia que se podía obtener en una máquina arcade con la que ofrecían las computadoras y las primeras consolas de videojuegos domésticas. A pesar de que hubo algunos casos míticos, como el Atari, ni los gráficos ni la música podían compararse.

arcades_japon_2

 

Por eso, los fanáticos acudían a los arcades para jugar a videojuegos cuya experiencia no podían replicar en sus casas. Y así fue durante varias años hasta que, a mediados de los ’90, las diferencias se achicaron y los propietarios de estos salones empezaron a notar una caída en la rentabilidad de las máquinas.

El aumento considerable de la potencia en las videoconsolas y ordenadores, unido a un nuevo concepto, como lo fueron los juegos en red (local o a través de una Internet aún en pañales), hicieron que, poco a poco, todos los salones recreativos fueran cerrando o reconvirtiéndose en otro tipo de negocio.

En cambio, otro tipo de centros comenzaban a aparecer y estos no eran otros que los cibercafés donde nos juntábamos a jugar interminables partidas al Counter Strike, Age of Empires o cualquier otro juego que nos llamase la atención y tuviera una vertiente competitiva.

El resurgimiento

Pasaron los años, y algunos de los que recordábamos esa época con nostalgia seguíamos aferrados a los juegos clásicos. Vimos cómo se acuñaba incluso una denominación para esto; lo “retro” empezó a ponerse de moda. Uno de los puntos clave fue el desarrollo de emuladores de prácticamente todas las plataformas que existían hasta la fecha, algo que permitió recordar juegos legendarios y que a algunos jugadores les permitió descubrir joyas ocultas.

Consolas y juegos que antes terminaban en los contenedores de la basura o se vendían a peso, pasaron a considerarse objetos de culto y a aumentar su valor conforme crecía la demanda. Algo parecido sucedió con las máquinas y placas que acumulaban polvo en miles de almacenes repartidos en todo el mundo. Tras años en los que simplemente se desguazaban o se abandonaban en vertederos, muchos usuarios comenzaron a restaurarlas para que volvieran a la vida.

Al principio, la idea era solo un pasatiempo para su uso particular, ya fuera para jugar a un juego en concreto o para sustituir las viejas placas por un ordenador con el MAME y miles de roms instaladas. Sin embargo, gracias a las redes sociales, estos aficionados aislados fueron poniéndose en contacto con otros que compartían su ilusión y empezó a germinar la semilla del resurgimiento de los salones recreativos, aunque con ciertos matices.

Negocios y asociaciones

La situación actual de los salones recreativos dista mucho de la que había en los años 80 y 90 pero, a día de hoy, podemos decir que si bien son pocos los que hay abiertos, la esencia sigue siendo la misma o incluso mejor. También hay que apuntar que la situación puede variar mucho de un país a otro y para eso me voy a valer de ejemplos que he tenido la ocasión de vivir en persona o me han contado amigos de confianza.

En Estados Unidos, aún es posible encontrar algún negocio abierto. Si bien las máquinas puede que lleven muchos años sin actualizarse, no suelen haber perdido el carácter familiar con el que nacieron e incluso es posible seguir consiguiendo premios a cambio de los tickets obtenidos al finalizar la partida.

asociaciones_arcade_vintage

 

No obstante, la tendencia actual pasa por agruparse en asociaciones que alquilan un local donde pueden disfrutar de sus arcades en buena compañía. También se están popularizando los barcades, bares en los que, además de poder tomarse unas copas o comer, se puede disfrutar de clásicos arcades e incluso, en algunos locales, con conciertos en vivo.

Algo parecido ha sucedido con los cibercafés, ahora especializados en eventos gaming y donde se celebran torneos oficiales de algunos de los juegos más populares como League of Legends, Overwatch o Hearthstone.

Hablando de asociaciones, y teniendo la suerte de pertenecer a una en la que restauramos y disfrutamos de viejas máquinas arcade, una de las funciones que realizan es participar en eventos que permitan difundir esta afición, tanto entre gente que disfrutó de los salones recreativos en su época como aficionados más jóvenes que no los conocieron en su plenitud.

Japón, un mundo aparte

Hemos comentado en este post que Japón desempeñó un papel fundamental en la evolución de los salones recreativos, y no solo por ser responsables de crear algunos de los mejores arcades de todos los tiempos. Como en muchas otras cosas, los japoneses son bastante especiales en lo que respecta a este tipo de negocio.

En pleno siglo XXI, allí se pueden visitar salones que respetan toda la esencia de los clásicos. Incluso se abren nuevas instalaciones en algunas de las ciudades más importantes del país, algunos de ellos bajo la marca de importantes empresas desarrolladoras como Taito o Namco.

Si bien su popularidad y los gustos de los aficionados que los frecuentan también han ido variando con el tiempo, sus propietarios han sabido adaptarse a las nuevas tendencias y podemos encontrar máquinas que solo podemos ver ahí.

arcades_japon

 

Hay ejemplos como arcades de lucha o conducción que permiten competir contra otros jugadores online, cabinas gigantes que nos permiten experimentar como sería pilotar un mecha o incluso reproducir con bastante fidelidad el ataque a la Estrella de la Muerte a bordo de un X-Wing. Pero también juegos de cartas virtuales, de baile, de habilidad con los pies y manos y otros que son demasiado extraños (al menos desde el punto de vista occidental) como para describirlos en unas pocas líneas.

Podríamos decir que los salones recreativos siguen teniendo una buena salud en territorio nipón gracias a que las empresas se encargan de producir nuevos arcades que sean difíciles de reproducir en casa, utilizando para ello muebles muy llamativos y que ofrezcan una experiencia especial.

Conclusión

Como vemos, la situación de los salones recreativos como negocios o asociaciones en los que los aficionados pueden reunirse varía dependiendo del país en el que vivamos. De Latinoamérica no tengo, por desgracia, información de primera mano, pero sé por amigos y conocidos que aún quedan algunas galerías y que incluso en algunos países hay empresarios que trasladan periódicamente sus máquinas de ciudad en ciudad.

Es posible que esta moda por recuperar los videojuegos clásicos siga extendiéndose y veamos cómo se van popularizando de nuevo salones recreativos, aunque con una vuelta de tuerca que los haga viables, en forma de barcades o asociaciones. En cualquier caso, si tienes la suerte de poder disfrutar de alguno de estos templos del videojuego cerca de tu lugar de residencia, aprovéchalo para recordar una época en las que estos lugares eran un punto clave en la vida de muchos adolescentes.

La autoría del post es de Josep Albors, Director de Comunicación y Laboratorio de ONTINET (ESET España).

Imagen de portada gentileza de Arcade Vintage.

4 series animadas basadas en videojuegos que tal vez no conozcas

Desde #GamersESET queremos compartirles nuestra selección de las mejores series animadas basadas en videojuegos en este #MesDelOrgulloNerd

Día de Goku: personajes de Dragon Ball como funcionalidades de ESET

Comparamos las funcionalidades de las soluciones de ESET con los personajes de esta mítica serie Dragon Ball.

ESET recibe el mejor puntaje por su protección para endpoints en la prueba de SE Labs

ESET recibió por tercera vez el reconocimiento de SE Labs por su protección para endpoints. Entérate más sobre este premio aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Posts recomendados