Somos ESET

El Blog Corporativo de ESET Latinoamérica

septiembre 9, 2019

El primer bug (real) de la historia de la informática

ESET

Categoría de la Nota

Un día como hoy, pero de 1947, se documentó el primer hallazgo de un “bug” de la historia de la informática. El hecho ocurrió en el laboratorio de investigación de la Universidad de Harvard y fue histórico no sólo por ser el primero de este tipo en registrarse, sino porque se trató efectivamente de un “bicho”.

Antes de continuar hagamos un pequeño paréntesis para explicar cómo se usa el término “bug” en la actualidad. Si bien la traducción literal es “bicho”, este término se usa en inglés para hacer referencia a errores en un sistema y, al tratarse de un concepto técnico, es raro que se traduzca y es por eso que en castellano se suele utilizar en inglés. Hoy en día, donde hay un componente digital, hay código, y donde hay código, hay fallas… es decir, bugs. A medida que los sistemas fueron complejizándose, también lo fue haciendo la tarea de detectar errores, y parte del trabajo más arduo de los programadores es detectar esos errores para que los sistemas funcionen correctamente, acción a la que se le llama debugging.

Ahora sí, volvamos a la historia: Durante la Segunda Guerra Mundial se destinaron muchos recursos para impulsar las ciencias de la computación y así obtener ventajas en el terreno bélico. Uno de los proyectos más destacados y con mayor repercusión en el mundo de la informática como la conocemos hoy en día fue el desarrollo del ordenador Mark I. Tal fue el éxito de este proyecto que una vez terminada la Guerra, las investigaciones continuaron y el equipo tuvo sus versiones II y III.

Justamente el hecho que nos convoca ocurrió mientras un grupo de investigadores trabajaba en el Mark II. Luego de varias horas intentando detectar una falla en el sistema que impedía el correcto funcionamiento del ordenador, los investigadores detectaron un “bug” en el sentido más literal de la palabra: una polilla se había pegado al relé del Mark II impidiendo su funcionamiento. Grace Murray Hopper, una de las científicas que trabajaba en el proyecto documentó lo sucedido en el cuaderno de registro. Pegó la polilla con una cinta y destacó: “First actual case of bug being found” –Primer caso real de un bug encontrado-. Aunque el término “debugging” ya existía, encontrar un bicho real fue un hecho muy peculiar.

Origen del término

Si bien el descubrimiento de este bug en el Mark II cobró notoriedad por su particularidad, no es cierto que este hecho haya sido el que dio origen al término “bug”. El primer registro de su uso se encontró en unas notas de trabajo de Thomas Edison en las que describía errores e interferencias del telégrafo. Luego, el término se popularizó para describir a cualquier falla en el diseño o la operación de un sistema técnico.


Imagen de Naval History and Heritage Command   


Notas Relacionadas

Comentarios

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of