Somos ESET

El Blog Corporativo de ESET Latinoamérica

septiembre 9, 2020

Joyas ocultas de la primera PlayStation

ESET

Categoría de la Nota

El 9 de septiembre de 1995 se lanzó en Estados Unidos una consola que revolucionó el mercado de los dispositivos hogareños e introdujo al mundo gamer a chicos y chicas de todo el mundo, muchos de los cuales hoy por hoy siguen amando los videojuegos. En este grupo se encuentran la gran mayoría de los miembros de #GamersESET, casi todos nosotros crecimos con esta consola y sin dudas nos ha dejado gratos recuerdos, por eso aprovechamos cada oportunidad que tenemos para viajar en el tiempo a aquellas épocas de televisores de tubo y joysticks con cables. El año pasado para esta fecha escribimos sobre nuestros juegos favoritos; eran tantos que tuvimos que dividir el post en volumen I y  II.  En esta oportunidad decidimos hurgar un poco más y recopilamos 4 joyas ocultas de la primera PlayStation, juegos que quizás quedaron en el olvido pero que sin dudas fueron excelentes y marcaron un momento importante en nuestras vidas. Sin más preámbulos empecemos con el post.

Vagrant Story – 2000

Por Juan Martín Verrelli

Los años 2000 fueron todo un movimiento, con todo el mundo pendiente del cambio de milenio, la primera vuelta al sol de los 2s estuvo llena de acontecimientos; y además, probó ser un año fantástico para las líneas de entretenimiento electrónico. Diablo II, Los Sims, Final Fantasy 9 y hasta el FIFA 2001 con su intro con música de Moby intentaban hacerse conocer como exponentes en este milenio a estrenar. El problema, es que con tantos buenos juegos ahí fuera, hay algunos que quedaron relegados pero que merecen estar a la par de la nostalgia con los gigantes de su época y Vagrant Story es uno de ellos.

Creado por Square (antes de fusionarse con Enix) en el año 2000, Vagrant Story se presenta como un juego de Fantasía y Acción (J)RPG e incluso, se lo podría llamar un primo del ya bien conocido Final Fantasy.

Vagrant Story transcurre en el universo de Ivalice, con mucha cercanía geográfica a los acontecimientos del FF Tactics y el muy posterior FF XII, con lo que ya te puede dar un mapa mental del tipo de universo en el cual todo transcurre. Con batallas tanto medievales como mágicas típicas de un RPG de este tipo, Vagrant Story se termina despegando del modelo FF con dos premisas.

La primera es su mecánica de batalla, como ya comenté, el título se denomina a sí mismo un RPG de acción, por lo que no utiliza el sistema de turnos que era el modelo predominante del género durante esas épicas. Para batallar, VS cuenta con un sistema de targets y porcentaje de éxito, esto quiere decir que el jugador tiene total libertad de seleccionar si se quieren atacar puntos vulnerables del oponente (mayor daño y mayor chance de fallar) como un golpe en la cabeza, o si prefiere golpear un área de menor efecto pero con mayor eficacia (menor daño, menor chance de fallar) como un brazo o una pierna (dependiendo del oponente, claro está). Esto genera una dinámica mucho más viva y móvil que el sistema de turnos que el Vagrant Story sabe aprovechar al máximo.

La segunda, es la historia que ofrece, si bien Final Fantasy cuenta con buen storytelling (en la mayoría de los casos, en esa época aún estábamos en pleno auge del FFVII/VIII) Vagrant Story se pone a la par de cualquier título triple A de culto con la narrativa y las vueltas que tiene a través de su trama, con personajes que si bien están algo poligonales, son reconocibles y poseen una personalidad tridimensional, que es lo que todos queremos ver en un juego de este estilo.

El juego como buen RPG, no se queda corto en opciones. A través de forjas y sintetizaciones, la capacidad de customizar armas haciendo tus propias fusiones y agregando estados de equipos en otros logra que el juego se expanda mucho más de lo que uno espera para un título de ésta época, cosa que también se aplica para los hechizos que podemos lanzar. La cantidad increíble de opciones de las cuales podemos elegir para lastimar a nuestros oponentes puede resultar un poco abrumadora para el que no experimentó el juego, pero es introducido de una manera tan orgánica que algo que sobre papel suena tan tedioso como la combinación de equipamiento se hace bastante natural y relativamente entretenido.

La recepción del Vagrant Story fue realmente buena para quien lo jugó y tuvo un pequeño boom en la tierra del sol naciente con puntuaciones que se equiparaba a los títulos de Zelda (por ejemplo), sin embargo con poca difusión y tanta oferta en el mercado, para muchos pasó por debajo del radar.

Sin duda, el Vagrant Story es un juego que tendría que haber conseguido mucho más reconocimiento del que posee, y es posible que su falta de reconocimiento pese a sus relanzamientos para PS3, PSP y PSVita se deba a su inexplicable falta de secuela. O tal vez…

Parasite Eve – 1998

Por Santiago Achiary

Posiblemente haya tocado la fibra íntima de varios fanáticos de Parasite Eve al verlo en este listado. Tanto por calificarlo como una joya, como también por la parte de “oculta”. Entiendo que se trata de un título que en su momento ha gozado de bastante popularidad, lo que le alcanzó para tener una buena secuela en 1999 y una tercera edición en 2010. Pero tengamos en cuenta que desde hace ya una década que no hay ninguna nueva entrega y para varios de los nuevos jugadores puede no ser un juego tan conocido. ¿Y qué mejor que incluirlo en esta selección para que las nuevas generaciones lo conozcan?

Para quienes no conocen Parasite Eve, podríamos presentárselo como un RPG de acción con toque de survival horror que fue desarrollado por Square, a quienes ahora conocemos como Square Enix y sí, son los desarrolladores de Final Fantasy, Chrono Trigger, Kindomg Hearts y Secret of Mana, entre otros títulos. En 1998 lanzaron este juego que funcionaba como secuela del libro del mismo nombre escrito por Hideaki Sena y que está ambientado en una muy buena recreación de Manhattan, Nueva York. Aquí nos ponemos en la piel de Aya Brea, una policía que debe detener a Eve, una mujer que planea destruir a la humanidad a través de la combustión espontánea. Sí, no leyeron mal, escribí “combustión espontánea”, lo cual significa que la gente se prende fuego por sí sola de un momento a otro. Otro punto clave dentro de la historia es la palabra “mitocondria” pero voy a dejar que lo averigüen por ustedes mismos…

Lo cierto es que más allá de la novedosa utilización de las mitocondrias dentro de la trama de un videojuego, la historia de Parasite Eve es interesante, y aunque el juego es relativamente corto, lo cierto es que (spoiler alert) para descubrir el verdadero final del juego, debemos terminarlo dos veces. En el medio podremos ir sumando puntos de experiencia para ir mejorando las habilidades de Aya y contamos con bastantes posibilidades de modificación para nuestras armas.

A nivel de gameplay, lo cierto es que no tiene un sistema de combate tan pulido como su contemporáneo Final Fantasy VII. Pero como las comparaciones son odiosas, la verdad es que su combate en tiempo real está basado en una barra que se llena cada un tiempo determinado permitiéndonos poder realizar nuestros ataques, lo cual en definitiva también le da toques de una modalidad de combates por turnos. Lo cierto es que las peleas son bastante dinámicas y por eso tiene toques de acción e inclusive (si nos ponemos flexibles con la definición) de survival horror.

A nivel gráfico, podemos ver la evidente influencia del Resident Evil (que había sido lanzado 2 años antes) con escenarios que tienden al realismo y un diseño de monstruos bastante horripilantes, lo cual sumado a algunos tópicos adultos le valió la calificación de Mature dentro del modelo de clasificación ESRB, el primer juego de Square en entrar dentro de dicha categoría. Si consideramos que estamos hablando de un juego con más de dos décadas, la verdad es que los gráficos se sostienen al día de hoy, y las cinemáticas están bien logradas aunque la falta de voces le resta algo de efecto dramático, algo que se logra compensar de cierta manera con la excelente música compuesta por Yoko Shimomura.

Croc: Legend of the Gobbos – 1997

Por Sabrina Blaha

Con el lanzamiento del Crash N-Sane Trilogy y el anuncio de Crash 4, una gran parte de mí no pudo dejar de recordar los primeros juegos de PSX que conocí, y aquí entra Croc.

La intro cuenta breve y simplemente la historia de nuestro personaje: un pequeño cocodrilo huérfano (de ahí su nombre 😛 ) llega a la tierra de los Gobbos (unas adorables bolitas de pelos muy al estilo Studio Ghibli), quienes lo crían como uno más de su tribu (Mowgli, ¿eres tú?). Sin embargo, un día, el malvado Barón Dante y su séquito, los Dantinis, llegan a la aldea y comienzan a capturar y encerrar a todos; pero antes de ser atrapado él también, el rey de la aldea (King Rufus) logra invocar un pájaro que se lleva a Croc a un lugar seguro. Es así como, una vez lejos de las garras del mal, Croc emprende su aventura buscando rescatar a sus amigos y recuperar el Valle Gobbo del Barón Dante.

Y acá vuelvo al inicio de este texto, ¿Por qué Crash me hizo acordar a Croc? Bueno, la realidad es que el estilo de juego es muy similar (de hecho fueron lanzados con poca diferencia de tiempo, Crash en septiembre de 1996 y Croc en 1997). El juego arranca con mapas simples y lineales, bastante coloridos y se va volviendo “oscuro” a medida que avanzamos.

La jugabilidad es sencilla, recolectamos piedras multicolores (al mejor estilo Sonic), y cada 100 piedras nos dan una vida. Peeero, a pesar de que todas lucen igual, hay algunas que una vez que las recolectamos se vuelven de un solo color, una especie de piedras especiales que si las juntamos a todas (son 5) podemos salvar a un Gobbo escondido.

Si bien el juego tiene muchos elementos entretenidos muy clásicos de los 90 (que además me hacen acordar también al Bug Too! de Sega), también tiene algunos puntos que pueden ser un poco incómodos: hacer girar al personaje es difícil ya que los giros que hace son muy amplios (se siente como querer hacer doblar un camión en una calle angosta), las transiciones entre niveles/mapas es un poco tosca (al igual que el cambio de música) y, la que más molesta me resulta, si un enemigo nos golpea tenemos tan solo 2 o 3 segundos para intentar recuperar nuestras gemas (sin importar cuantas tengas, 10, 30 o 99) antes de que desaparezcan todas (lo cual al ritmo de intentar doblar un camión digamos se vuelve un poco…  imposible).

Independientemente de esto, sus niveles con dificultad in-crescendo, con plataformas de salto bien 90, sus bosses y mapas coloridos y su historia simple y casi tierna lo convierten, para mí, en toda una joya de los viejos buenos tiempos.

2Xtreme – 1996

Por Martín Vindel

Quizás este juego sea la joya menos vistosa de este post. En un sentido literal el juego no se caracterizaba precisamente por sus gráficos pulidos, y, en un sentido más metafórico, tampoco contaba con un argumento interesante que nos invitara a olvidarnos de las falencias técnicas. Pero hay algo en lo que el juego sí relucía, era increíblemente divertido y adictivo, sobre todo si tenías amigos o amigas para jugarlo. Pero antes de contarles por qué, voy a presentarles -o recordarles- el título en términos más objetivos.

2Xtreme era un juego de carreras en el que podías optar por participar en competencias de bicicleta, patines, skate o snowboard en distintos escenarios. Fue desarrollado y distribuido por Sony y, de esto acabo de enterarme, no solo tuvo una secuela, sino que el mismo era una secuela de otro juego. Ahora que lo pienso tiene lógica por el “2” en el nombre, pero siempre pensé que era un juego de palabras, two (dos en inglés) se pronuncia muy parecido a too (demasiado en inglés) y hasta hace unos días pensaba que el nombre era literalmente: “Demasiado extremo”. Además, ¿cómo se llamaba el primer juego? ¿Extreme a secas? No suena a nombre de videojuego, y efectivamente no lo era, el primer título se llamó ESPN Extreme Games y el tercero 3Xtreme (no estuvieron muy creativos).

Como les adelanté en el primer párrafo lo que puso a este juego en esta selección es lo divertido y adictivo que era, y eso se debía en gran medida a tres factores: el modo multijugador, la posibilidad de golpear a los rivales y la cantidad de elementos del mapa que podían llevarte del primer al último puesto en una milésima de segundo.

Empecemos por el primero, el juego ofrecía un modo multijugador a pantalla partida que era excelente, las carreras eran relativamente cortas y muy intensas entonces no era problema esperar tu turno mientras el ganador seguía jugando hasta ser derrotado. La posibilidad de dar puñetazos o patadas a nuestros rivales era perfecta, pero había que tener una precisión al estilo Bruce Lee, ya que si intentabas golpear a tu rival una milésima antes o después del momento justo, era tu personaje el que terminaba en el piso. Y si por casualidad lograbas esquivar todos los golpes de la largada y abrirte paso triunfal hacia el primer puesto, todo se podía ir al tacho en un segundo porque el juego constantemente ponía obstáculos imprevistos en tu camino que podían derribarte: animales, personas con carritos de supermercado (vaya uno a saber por qué los sacaban a la calle), basura o hasta los cables de luz, si saltabas muy alto, podían dejarte último.

2Xtreme no fue un juego que se haya destacado por sus ventas y mucho menos por sus críticas positivas, pero sin dudas fue un gran exponente de PlayStation 1 y uno de los últimos títulos desarrollado bajo el paradigma de los arcades que buscaban entretener con una dinámica muy distinta a la que nos acostumbramos actualmente.


Si te gustó este compilado te recomendamos que visites #GamersESET, una página en la que encontrarás análisis, encuestas, rankings, entrevistas y hasta datos históricos sobre videojuegos.

Por último si disfrutas tanto como nosotros de los esports, te invitamos a responder la encuesta gamer de septiembre y participar por u$s 50 para tu Steam Wallet.

Imagen de Hello I’m Nik 🎞 en Unsplash


Notas Relacionadas

Comentarios

Leave a Reply

¡Gracias por visitar nuestro blog! Deja tu comentario

  Subscribe  
Notify of