Los mejores juegos de Mario por consola

¿Por qué el 10 de marzo se conmemora el día de Mario? Porque la fecha escrita con la abreviatura del mes y el número forma la palabra “Mario” (MAR10). Por eso quisimos aprovechar esta fecha y decidimos armar un compilado con los mejores juegos de Mario por consola. Todos y todas las gamers sabemos que armar una selección corta de una franquicia con tantos juegos destacables no es una tarea fácil, sin embargo, en #GamersESET aceptamos el desafío, estos son los mejores juegos de Mario.

Super Mario Bros 3 – NES – 1988

Por Juan Martín Verrelli

Para quienes crecieron con videojuegos existe una regla tácita de que toda secuela de un videojuego debe ser inherentemente mejor que su predecesor; debe expandir las mecánicas presentadas en el primer título, pero, a la vez, explorar nuevas facetas y estrategias para hacer una jugabilidad refrescante pero familiar. Nadie está realmente seguro de por qué esto es así, ni quién generó esta expectativa, pero, para mí, fue el lanzamiento de Super Mario Bros 3 para NES.

Ya todos conocen medianamente bien la historia, Super Mario Bros 3 se lanzó en Japón en 1988, en una época donde las noticias no volaban a la velocidad en la que lo hacen ahora. Al siguiente año, en 1989, se estrenó la película The Wizard, en la que se le revela al resto del mundo la existencia de este título, lo cual le voló la cabeza a los jóvenes que asistieron a ver la película al cine. Finalmente, el juego se lanzó globalmente en 1990 y se asentó como el mejor juego de NES, una obra de arte, un regalo del gran papá Nintendo para definir, a final de cuentas, cuáles son las reglas doradas de un platformer.

Recibido con las mayores de las condecoraciones de la época, SMB3 estira al máximo las capacidades técnicas de la NES, re-imaginando por completo la saga, y los juegos en general hasta el momento. Una pantalla de selección de niveles al estilo mapamundi, mecánicas antes no vistas como el levantar bloques o volar, y secretos. Secretos hasta la madre.

En la época donde no todos podían acceder a guías de ayuda o a la famosa Club Nintendo, Shigeru Miyamoto apostó por la búsqueda del tesoro y la recompensa de la exploración de una manera parecida a la de su primo Zelda, pero con la jugabilidad y verticalidad de Mario.

El juego se estira en 8 mundos, cada uno con una personalidad extremadamente definida y detallada; desde el mundo subacuático hasta el desierto. El juego está lleno de colores y es acompañado por una música memorable traída de la mano de Koji Kondo, el responsable de traer a la vida la banda sonora de Mario desde sus inicios hasta Mario Maker en la actualidad.

El legado que deja atrás este juego es testimonio de lo importante que fue para la comunidad gamer a través de las generaciones. Las reseñas, videos y speedruns del SMB3 son tan abundantes como siempre y no se encuentra ningún tipo de indicio de que esta flauta baje la velocidad.

Si la marca registrada de un clásico es encontrarlo igual de excelente varios años después de su lanzamiento, te invito, en esta fecha tan especial, a que lo visites y traigas con él las memorias de una época mucho más joven del gaming. Y cuéntame si es un clásico o no de verdad.

Super Mario World 2: Yoshi’s Island – SNES – 1995

Por Sabrina Blaha

Ok, muchos de ustedes quizás conozcan a este título como Super Mario World 2, sin embargo, en Super Mario World 2: Yoshi’s Island, el protagonista es…Yoshi.

Yoshi apareció inicialmente en Super Mario World (1990), y 5 años después, y luego de la gran aceptación que tuvo el público para con el personaje, reapareció en este nuevo título. Hay muchas cosas, para mí, que lo hacen especial, pero…vayamos de a poco.

Arranquemos por las tendencias en ese momento. En aquellos tiempos, cuando se lanzó este título (allá por 1995), el mundo de los videojuegos se inclinaba, cada vez más, hacia gráficos “tridimensionales” (Donkey Kong Country, Wolfenstein 3D, etc.); sin embargo, en un “acto de rebeldía”, los creadores de este juego (que inicialmente había sido rechazado, debido a que de 3D no tenía nada) decidieron publicar un último título de Mario en 2d (¿Porque quién sabría si, alguna vez, el público volvería a buscar lo “clásico” además de lo tridimensional?). Lo que hicieron de diferente a nivel visual fue que todo pareciera más “pintado a mano” que “realista” (tengamos en cuenta que, hasta este momento, el arte “pintado a mano” no era algo común en los videojuegos).

Así mismo, muchos de los conceptos que surgieron con este título, y que podemos ver en muchos otros de la franquicia, nacieron en Super Mario World 2: Yoshi’s Island: Mario y Luigi en su forma bebé,  Mario dentro de una burbuja, el cuervo Raphael (un gran cuervo negro que aparece también en Paper Mario) y Bowser bebé (o Bowser Jr.); por lo que me atrevería a decir que, en cierta forma, Yoshi’s Island sentó precedentes para la posteridad.

Ahora…hablemos del juego en sí mismo. Luego de 4 años de desarrollo, este título salió finalmente a la venta, y además de ser un gran recaudador, fue uno de los juegos con más dificultad de toda la saga. Si, bueno, no es un juego IMPOSIBLE, pero, más allá de su engañosa estética infantil (porque Mario y Luigi son bebés en esta entrega), lejos está de ser un simple “juego de niños”.

Tal como mencionó Miyamoto (diseñador y productor de videojuegos en Nintendo), Yoshi’s Island fue diseñado para que una vez completado, los jugadores pudiesen seguir volviendo al título para rejugar los diferentes niveles, y eso mismo es lo que les dio pie para incluir todas las mecánicas que desarrollaron en el juego.

Yoshi’s Island nos cuenta la historia de los bebés Mario y Luigi quienes iban en camino a sus hogares con la cigüeña surcando el cielo, cuando Kamek (otro personaje de la franquicia de Mario), “atropella” a la cigüeña en su vuelo y hace que Luigi caiga en manos de Baby Bowser y Mario (por suerte) en Yoshi’s Island. Los sensibles Yoshis, luego de ver al bebé, deciden que deben ayudarlo y es así como nos embarcaremos en esta inolvidable aventura a través de los 6 mundos en los que Yoshi podría flotar por cortos períodos de tiempo, comer y “lanzar” cosas para atacar a sus enemigos, transformarse (a veces) en vehículos y proporcionar coletazos.

Quizás pasar el juego no era TAN difícil, pero si el objetivo era pasarlo al 100% ya era otra historia. ¿Recuerdan cuando mencionamos la “rejugabilidad”? Bueno, si completábamos los niveles al 100%, se nos desbloqueaban nuevos niveles y minijuegos, los cuales SÍ eran un verdadero dolor de cabeza.

En fin, creo que he mencionado suficientes motivos por los cuales considero que Super Mario World 2: Yoshi’s Island es uno de los mejores títulos de la franquicia, pero la pregunta aquí es… ¿Qué esperan para volver a jugarlo?

Mario Party – Nintendo 64 – 1998

Por Marina Lammertyn

Debo admitir que descubrí esta genialidad ya de grande, en mi último año de secundaria. Aunque la Nintendo 64 tiene sus largos años sigue siendo una joya de consola para aquellos que pudieron conservarla o conseguirla y que la disfrutan aun en la actualidad.

Así fue como me topé con el Mario Party. Una tarde una amiga emocionadísima me llamó para decirme que después de muchos años iba a volver a jugar a los juegos de su infancia que ella creía perdidos “¿Cómo?”, le pregunté, “¡Conseguí el Mario Party!”, me respondió, y me invitó a su casa para volver juntas al pasado.

Después de tomar chocolatada con medialunas (sí, la idea de volver a la infancia era real) prendimos la consola que yo no había tenido la suerte de conocer de chica y quedé totalmente en shock. Claro que conocía varios juegos de Mario como el Mario Kart, el Super Mario y Yoshi’s Island (grandes juegos todos) pero nunca había conocido algo como el Mario Party donde se mezclan los personajes con miles de mini-games en un gran tablero de juego de mesa virtual.

Como fanática de los juegos de mesa y de los virtuales me pareció una mezcla perfecta de ambos. El Mario Party consiste en elegir la cantidad de participantes (hasta 4), un tablero (vienen 6 y se pueden desbloquear dos más), y la cantidad de rondas que se jugarán (el mínimo es de 20 rondas). Una vez que se eligió todo eso comienza el juego en donde el objetivo es obtener la mayor cantidad de estrellas seguido de la mayor cantidad de monedas.

Y es toda una aventura porque en tu turno tiras el dado virtual que te lleva a tu casillero en el cual pueden pasar muchas cosas (desde sumar monedas, perder puntos, robar estrellas o enfrentarte a Bowser) y cuando cada uno tuvo su turno se juega un mini-juego donde pueden enfrentarse todos contra todos, tres contra uno, dos contra dos o jugar uno solo.

Estos mini-juegos son la magia que envuelve todo el Mario Party porque son tan diversos como entretenidos. Todavía me impresiona la cantidad de mini-juegos contenidos en un solo gran título. En ellos también se ganan (o pierden) monedas que son las que luego te permiten comprar las tan codiciadas estrellas desparramadas por el tablero. Es importante saber que cuando uno recién obtiene el Mario Party no tiene un gran arsenal de mini-juegos para las rondas. Estos se van consiguiendo a medida que uno va jugando cada vez más y juntando monedas para luego intercambiarlas en la tienda de mini-juegos para agregar a la próxima partida. Esta tienda está en el menú principal y los intercambios se hacen antes o después de un partido.

En conclusión: es clave jugarlo de a muchos, en una tarde o noche que haya mucho tiempo y ganas de divertirse y competir. El juego sorprende todo el tiempo y como cada vez es distinto nunca se sabe qué mini-juego vendrá, cuándo podremos robarle la estrella al otro o si nos encontraremos con Bowser en el medio del camino, retrasando nuestro destino hacia las estrellas.

Además, como dije al principio, no hay edad para encontrarse con este juego por primera vez. Ya pasaron casi diez años desde esa tarde de chocolatada con mi amiga y hoy (con mi propio Mario Party y Nintendo 64) lo seguimos jugando cada vez que se da la posibilidad.

Super Mario Galaxy – Wii –  2007

Por Martín Vindel

No tengo pruebas, pero tampoco dudas de que cualquier gamer iría de la mano de Mario a cualquier lugar sin dudarlo un segundo. Probablemente Shigeru Miyamoto, y todo el resto del equipo creativo de Nintendo, debió haber pensado algo similar y decidieron llevarnos, junto a nuestro querido fontanero italiano, al mismísimo espacio exterior. ¿Nosotr@s? Felices de la vida.

Pero no todos fueron aciertos en esta franquicia a la que podemos considerar cómodamente como una de las más populares del universo gamer. Después de la revolución que significó Super Mario 64, pasaron muchos años hasta que encontramos un digno sucesor que puso en las primeras planas a nuestro querido amigo de bigote. Lo curioso es que a diferencia de Super Mario 64, lanzado para la consola más potente del momento, Super Mario Galaxy salió para la consola menos potente de la generación, la Nintendo Wii. Sin embargo, pese a las limitantes técnicas, SMG fue una bocanada de aire fresco y de calidad para la franquicia.

El argumento de la historia es un copy/paste de la original, el malvado Browser secuestra a la princesa Peach (y a todo su castillo) y nosotros debemos rescatarla, con la problemática adicional de estar atrapados en un lugar perdido del espacio exterior. Para llegar hasta Peach deberemos recorrer seis galaxias en busca de Power Stars, unas estrellas que activan el motor de un cometa que nos llevará hasta donde se encuentra la princesa. Entre las 6 galaxias hay dispersas 120 estrellas, y nosotros deberemos juntar 60 para activar el cometa. Esta lógica ofrece una dinámica de exploración semi-abierta muy atractiva, sobre todo teniendo en cuenta los fantásticos diseños de niveles que tiene el juego.

Los escenarios del juego literalmente nos pondrán patas para arriba. Iremos saltando de un planeta a otro atraídos por fuerzas de gravedad que operan con unas físicas sorprendentes para la época. Las cámaras funcionan de maravilla y nos ofrecen una experiencia plataformera muy variada, desde sorprendentes planos 3D, hasta la clásica versión 2D que nos llenará de nostalgia. Además, lo acompaña una banda sonora increíble, en mi opinión, solo superada por la original.

Pero además de ser divertidísimo el juego está plagado de referencias al universo de Mario lo que hará que a cada instante se nos escapen sonrisas y el tiempo pase volando. Sin dudas Super Mario Galaxy es uno de los títulos más influyentes e importantes de la franquicia de Mario y por eso se merece su lugar en este post.

Super Mario Odyssey – Switch –  2017

Por Santiago Achiary

Los títulos de Mario y Zelda son las dos grandes IP que Nintendo tiene y, más allá de las innovaciones que hagan en sus sistemas y sus consolas, gran parte de lo que empuja sus ventas son los títulos de estas franquicias dada su exclusividad. Por eso, cada vez que sale el primer juego de Mario para una nueva generación, hasta pareciera que la consola hubiera sido creada para que ese juego pudiera existir. Y Super Mario Odyssey me volvió a dar esa sensación de que Nintendo hace consolas para que Mario pueda seguir ampliando su experiencia. Obviamente, me parece una excelente decisión.

En una industria en la que en los últimos años ha habido una tendencia al multiplayer online y las micro-transacciones, ofrecer una experiencia single player fuerte sin loot boxes o compra de skins, es toda una apuesta. Pero estamos hablando de Mario, posiblemente una de las figuras del gaming más reconocidas en todo el mundo, inclusive por gente que nunca jugó videojuegos. Y el respeto que Nintendo tiene por su máxima creación es el suficiente como para no intentar cambiar algunas cosas que vienen funcionando desde hace décadas.

Otro aspecto a destacar es el de sacar al mercado un juego para un solo jugador con gráficos caricaturescos mientras la industria da pasos agigantados hacia el realismo. De hecho hay un nivel en el que este “choque” queda completamente en evidencia ya que Mario visita New Donk City (con un guiño más que evidente), una ciudad con NPCs bastante realistas que contrastan con un Mario caricaturesco y que puede ir “vestido” tan solo con un traje de baño y un snorkel frente a hombres y mujeres con trajes grises.

Lo cierto es que Super Mario Odyssey utiliza los elementos gráficos que ya conocemos pero los actualiza y aprovecha al máximo. De hecho, hay momentos del juego que evocan a los primeros títulos en 2D pero con una dinámica 3D que demuestran exactamente cómo Nintendo hace lo mejor que sabe hacer: innovar basándose en su tradición. La cantidad de referencias al universo Mario son tantas que hasta sería injusto calificarlas de referencias: tenemos niveles que emulan al primer Donkey Kong, los ya mencionados momentos de 8-16 bits y una continuidad 3D con lo inaugurado por Super Mario 64.

Entre las innovaciones podemos destacar la utilización del sombrero (Cappy) y la posibilidad de posesión (¡podemos controlar a un T-Rex!) de los diferentes personajes del escenario, dinámicas catapultan a una experiencia que ya nos resulta familiar hacia algo totalmente novedoso. Esto nos despierta una curiosidad por saber qué nuevas posibilidades nos ofrece, invitándonos a explorar y a jugar (sí, no solo “jugar” al videojuego sino a “jugar-jugar” en el sentido estrictamente lúdico). A esto se le suman algunos minijuegos y misiones secundarias, y muchas más opciones luego de terminar el juego… en serio, son MUCHAS e incluyen nuevos mundos, por lo que la rejugabilidad está garantizada.

En resumen, lo único que se puede decir sobre Super Mario Odyssey es que se nota el amor que Nintendo y sus desarrolladores tienen por el personaje y su universo, haciendo que sea un título que es absolutamente actual e innovador pero que al mismo tiempo no deja de ser una experiencia familiar y hasta nostálgica. Y es por eso que es algo totalmente disfrutable: nos divertimos con aquellos elementos que ya conocemos pero “remixados” para ofrecernos la suficiente intriga para ver de qué manera estarán acomodados y amoldados a nuevas dinámicas sin que eso traicione a la “esencia” de lo que ya conocemos como Mario.


Si te gustó este compilado te recomendamos que visites #GamersESET, una página en la que encontrarás análisis, encuestas, rankings, entrevistas y hasta datos históricos sobre videojuegos.  Por último, nos gustaría saber tu opinión sobre videojuegos y ciberseguridad, por eso te invitamos a responder esta encuesta y participar por un Xbox Game Pass Ultimate por 3 meses.

Imagen de Sergey Galyonkin en Flickr

Las 10 amenazas más propagadas del mundo en noviembre 2022

Presentamos el ranking de las diez amenazas que más se propagaron alrededor del mundo durante noviembre de 2022.

¿Cuál será el Juego del Año? ¡Estos son los nominados!

Te presentamos los seis nominados para el galardón gamer más importante del 2022. Conócelos para elegir tu favorito.

El Dream Team de ESET para ganarle por goleada al malware

Presentamos el plantel con el que desde ESET protegemos día a día a empresas y usuarios de Latinoamérica, frente a los códigos maliciosos que siempre están al acecho.

1 Comentario

  1. Mala tu recopilación, de N64 por lejos el mejor Mario es el súper Mario 64, que sentó precedentes en los juegos venideros de plataformas en 3D y súper Mario 3D world de wiiU que se arriesgo a salir del 2D que venían presentando en entregas anteriores, pero en fin en gustos no hay nada escrito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Posts recomendados