Los videojuegos más difíciles de completar al 100% Vol. I

Los videojuegos suelen proponernos actividades adicionales que muchas veces nada tienen que ver con el desarrollo del juego. Estos desafíos van desde cumplir algunas misiones secundarias y explorar, hasta pasar el juego completo en la máxima dificultad sin morir. En los últimos tiempos estos desafíos se han vuelto muy importantes para los y las gamers, tanto que muchas veces terminan optando por completar estos logros sin prestar demasiada atención a la trama principal, aunque a menudo ambas cosas van de la mano. La búsqueda por completar esos desafíos ha logrado que se realicen tremendas hazañas por obtener el preciado “platino” por completar íntegramente el juego. Hoy en #GamersESET les presentamos los videojuegos más difíciles de completar al 100% (agregamos el Vol. I porque dejamos muchos juegos a fuera y probablemente debamos completar esta lista en un futuro). Además, si te apasionan estos logros, te invitamos a responder la encuesta gamer de este mes y participar por 3 meses de Xbox Game Pass Ultimate.

Hollow Knight – 2017

Por Santiago Achiary

Esta sección va a necesitar de dos aclaraciones importantes antes de ir al punto. La primera es que en líneas generales si un juego me gusta y me atrapa, tiendo a intentar completarlos al 100% o lo máximo posible, haciendo las misiones secundarias y tomándome mi tiempo para ir avanzando. Recientemente completé el Batman Arkham Knight liberando a Ciudad Gótica de todos los puestos de vigilancia del Arkham Knight y completando todos los desafíos que el Acertijo tiene desplegados en toda la ciudad, además de completar los DLC. Hace poco también finalicé una partida de Mass Effect 2 habiendo explorado absolutamente todos los planetas de la galaxia y habiendo completado todas las misiones secundarias disponibles. En resumen, no me gusta el speedrunning ni avanzar solo en la historia principal sino poder tomarme el tiempo de explorar el mundo que los desarrolladores han creado para cada juego.

La segunda aclaración es aún más importante: amé Hollow Knight. Definitivamente es uno de los mejores juegos que he jugado en los últimos años y el simple hecho de pensar que tan solo 3 personas crearon este título hace que me den ganas de hacerles reverencias a los integrantes de Team Cherry. Con un diseño visual cautivante, música que al día de hoy puede aparecer en mi cabeza de un momento a otro, una curva de aprendizaje muy satisfactoria que te va llevando de la mano y que progresivamente te da más posibilidades (y más desafíos), una historia que se va desarrollando de a poco y personajes ricos y entrañables, y muchísimos condimentos más, han hecho de Hollow Knight no sólo uno de los mejores Metroidvania de la historia sino uno de los mejores juegos de la última generación y de varias generaciones más.

Pero quienes hayan jugado a Hollow Knight saben que, más allá de darnos muchas satisfacciones al poder ir avanzando y derrotando a los diferentes jefes de cada sección, a medida que vamos progresando en el juego la tarea se vuelve cada vez más difícil a pesar de ir sumando experiencia y nuevos poderes. Todavía sigo maldiciendo todas las veces que me tuve que enfrentar al (los) Watcher Kinight(s), o el combate encarnizado contra el Soul Master o el Mantis Lord, aunque es cierto que derrotarlos era un momento en el que el cerebro libera una gran cantidad de endorfinas a modo de celebración. Pero lo cierto es que a medida que vamos completando los diferentes desafíos, el gran mapa de Hollow Knight se empieza a vaciar e ir de una punta a otra del mapa para buscar solo un ítem puede volverse algo tedioso, sumado a que varias de las sorpresas ya se han terminado. Es algo natural que eso suceda, no es una crítica pero me ocurrió que luego de unas 60 horas de juego (tranquilamente podríamos incluirlo en el próximo listado de juegos largos que armamos en #GamersESET) ya comenzaba a cansarme un poco tener que hacer toda esa travesía y no encontrarme con cosas en el medio que me justificaran realizar el trayecto, que fue una de las cosas que más me atraparon de este juego.

A esto se le suma que bastante avanzados en el juego podemos ver nuestro % de progreso e inocentemente fui a pelear contra el Hollow Knight, para descubrir que la historia seguía y que solo había podido conseguir el final “malo”.  Comprendí que todavía me faltaban cosas así que me puse en modo completitud y me empecé a explorar diferentes zonas que no había mirado tan en detalle. Luego de varias horas de descubrir cosas nuevas me di cuenta que había pasado el 100% de progreso y que seguía sumando. Y debo reconocerles que eso rompió mi contrato implícito con el juego. De nuevo, no es un error del juego ya que al ser la versión Voidheart, se consideran a los DLC como parte de ese progreso y por eso sobrepasa al 100%.

Quienes hayan seguido avanzando saben lo que les espera a los incautos que quieren completar el juego: el White Palace, o lo que la comunidad de Hollow Knight ha bautizado como “The Path of Pain”, o sea “El Camino del Dolor”. Un nivel de platforming salvaje y que te castiga de manera permanente, sin brindarte la posibilidad de guardar la partida para atesorar los pequeños avances que puedas realizar. ¿Eso no les parece suficiente? Entonces pueden intentar completar el Panteón, que básicamente consiste en combatir oleadas de enemigos del juego pero mejorados, y volver a pelear contra todos los bosses del juego pero mucho más difíciles… señores de Team Cherry, son diabólicos

Sé que en mi caso esta espina clavada en mi orgullo durará un tiempo en cicatrizar pero tomé la decisión consciente de no intentarlo y dedicar mi tiempo a otros juegos. Pero si realmente les gustan los desafíos, tratar de completar Hollow Knight es realmente uno que deberían considerar. Y si aun así no quieren completar el juego, de todas maneras los invito a que jueguen a este título porque estoy seguro que será algo que van a atesorar durante mucho tiempo.

Super Meat Boy  – 2010

Por Juan Martín Verrelli

La naturaleza de los videojuegos es amplia. Existen títulos de todo tipo de características, desde aquellos en los cuales el único propósito es divertirse, hasta algunos que existen como un medio para contar una historia interactiva. Sin embargo, dentro de los juegos hay ciertos patrones que se repiten, ya sea porque los gamers podemos ser realmente sádicos por naturaleza, como también porque los desarrolladores solo quieren ver el mundo arder, y esos son los juegos que están diseñados para morir repetidamente y donde la perseverancia es la clave del éxito.

Este tipo de juegos tuvo un boom hace unos años en dos tipos de jugabilidad, uno fue los juegos estilo space shooter que terminarían evolucionando en los famosos bullet hell, y los plataformeros como I Wanna Be The Guy que son sencillamente creados para que mueras mil veces con trampas y mil veces más con enemigos. Dentro de estos plataformers, se popularizó por el 2010 un cubo de carne que probablemente conozcas.

Super Meat Boy es un juego indie publicado y desarrollado por Edmund McMillen y Tommy Refenes, quienes luego pasarían a hacer hitos como el Binding of Isaac o el The End is Nigh. El juego es un plataformer extremadamente pulido donde nuestro protagonista, Meat Boy, tiene que superar distintos niveles llenos de sierras, lanzacohetes, pozos sin fondo y lasers para rescatar a su novia, Bandage Girl, quién fue raptada por el controversial Dr. Feto.

El juego está diseñado para fallar y reintentar, con un respawn automático cada vez que Meat Boy se encuentra de cara con cualquier obstáculo que finaliza en su destrucción, y esto se repite por más de 300 niveles. Sin embargo, una vez que el juego termina se nos destraban mundos extras más difíciles que son la manera que tiene el juego de desafiarte, por si de casualidad creías que los 300 niveles previos habían sido fáciles.

Esto destraba un fatídico bonus para cualquier completisionista, el 106% y el motivo por el cual este juego es imposible de completar en un run casual ni mucho menos sin muchísimas horas invertidas en practicar ciertos niveles.

Uno de los mundos destrabados es conocido por el nombre de Cotton Alley y cuenta con 20 niveles de los más difíciles del juego, y como calculo que sospechabas, la única manera de conseguir este logro es pasar por los 20 niveles sin morir.

Esto significa, que por 20 niveles de los más difíciles del juego, hay que ir en contra de la mecánica principal del título (que es prácticamente reintentar) y hacer de pe a pa, a la perfección, este capítulo situado en el Mundo Oscuro.

Si puedes mantener la sanidad mental lo suficiente como para practicar todos los niveles, esto aún así no te asegura que tengas un run perfecto, ya que muchos de los niveles requieren un control mecánico muy preciso y cualquier desliz del análogo te va a hacer perder por completo el run.

Este es probablemente uno de los logros más complicados en general de los videojuegos que me crucé y uno hecho solamente para aquellos lo suficientemente valientes para vivir en constante oscuridad.

Sin dudas un logro que es mejor dejar de lado, algunas cosas son mejor no desafiarlas.

The Evil Within – 2014

Por Martín Vindel

Hay juegos que nos invitan a pasar cientos de horas con ellos, y cuando digo cientos no exagero, si no me crees te recomiendo este post. El caso es que estos títulos nos ofrecen un dinámica que nos incentiva a explorar, alternando momentos de tranquilidad con situaciones tensas, y así, entre una sensación y otra, pasan las horas. Completar esos títulos al 100% requiere cierta habilidad, mucho tiempo y, por supuesto, mucha paciencia. Pero hay otros juegos, como el que nos convoca, en los que además de paciencia, habilidad y tiempo, debemos tener una tolerancia casi extrema a las situaciones de estrés. Seguramente haya entre las personas que están leyendo este post más de un/a valiente que puede jugar por horas títulos de terror sin sufrir ni un pequeño sobresalto, pero estoy convencido que la mayoría de los y las gamers solo podemos jugar a este tipo de títulos por unas pocas horas de corrido.

The Evil Within es un título mínimamente “inquietante” lo que hace que, sumado a varios desafíos que requieren de una pericia extrema, sea un juego terriblemente difícil de completar al 100% y obtener el platino que se llama “Pura Maldad”. Para lograr esta hazaña deberemos, pasar el juego en 5 horas, completar una partida sin usar gel verde, conseguir todos los trofeos y coleccionables disponibles en el juego, entre otros logros. Sí todo esto te parece poco, hay que pasar una partida en modo supervivencia para desbloquear el modo akumu. Este último nos invita cordialmente a pasar sin recibir ni un solo golpe, ni caer en una trampa, ya que el mínimos daño nos matará.

Hay varias guías en internet que sugieren jugar entre 3 y 4 partidas para conseguir el platino, ya que si aspiras a lograrlo en solo dos vueltas, deberás pasar la primera en modo supervivencia, sin usar gel verde, en menos de 5 horas y consiguiendo todos los coleccionables, es decir es prácticamente imposible.

Como dije al comienzo este título tiene una doble dificultad, no solo tiene trofeos que requieren habilidad, paciencia y un conocimiento pormenorizado del juego, sino que además deberemos resistir la tensión constante y los sobresaltos a los que nos expone el título, los cuales, les puedo asegurar, disminuyen solo un poco partida tras partida. A los y las valientes les recomiendo este título si están buscando un verdadero desafío.

The Elder Scroll: Skyrim – 2011

Por Sabrina Blaha

Solo tengo una palabra para este título: CO-LO-SAL

Lanzado inicialmente por Bethesda en 2011 para PS3, Xbox 360 y PC, Skyrim es uno de esos juegos que, si son exploradores natos (como yo) probablemente al día de hoy sigan jugando :P. Bueno, quizás TAAANTO tiempo después de su lanzamiento no, pero más de 100 horas pudieron haberlo jugado seguramente.

Lo mágico de Skyrim (podríamos decir de The Elder Scrolls en general, pero voy a hablar específicamente de este juego) no es solo su gigantesco mapa en donde veremos dragones, hermosas montañas rocosas, mágicas imágenes medievales que nos transportan, o la posibilidad de explorar y explorar y seguir descubriendo cosas (aunque sí, todo esto suma :P), sino que va mucho más allá de aquellas pequeñas grandes cosas que lo componen.

Pudiendo seleccionar entre una linda variedad de razas de personajes para elegir y luego habilidades: herrería, armadura ligera, armadura pesada, armas a 2 manos, armas a 1 mano, discreción, abrir cerraduras, robo, elocuencia, alquimia, ilusión, conjuración, destrucción, restauración, alteración y encantamiento…y creo que no me olvido de ninguna (esperen que me tomo un vaso de agua, ya me quede sin aliento de hacer esta lista). Estas habilidades se irán desarrollando a medida que pasa el juego y según como juegues tú (creo que eso le da cierta vida propia al juego, y definitivamente mucha rejugabilidad, dado que posiblemente ninguna partida sea igual a otra), cada partida de Skyrim podría ser, tranquilamente un mundo en sí mismo.

Más allá de la buena historia principal (no voy a desarrollar mucho sobre eso, pueden leerla mejor aquí), Skyrim nos presenta una cantidad interminable de objetos que recoger, usar, craftear, etc y una cantidad de misiones secundarias que, sin importar cuántas horas lleves jugando, siempre parecen aparecer de debajo de alguna roca…¿Creíste haber dado un avance sustancial? NO, misión secundaria en un calabozo. ¿Terminaste la misión del calabozo? NO, un personaje que jurarías que no estaba allí antes te ofrece un nuevo rumbo.

Skyrim no es un juego lineal ni fácil, ninguna solución se encuentra creciendo por los árboles, deberás demostrar tu valía (incansablemente) ante enemigos poderosos y desafíos que parecen nunca acabarse.

Y créanme, no importa si creyeron haberlo terminado (o si deciden darlo por terminado), si algún día deciden volver a jugarlo, puedo asegurarles que podrían estar enfrentándose a un juego completamente diferente. Definitivamente, no apto para gamers ansiosos o con umbral bajo de tolerancia a la frustración :P.


Definitivamente elegir entre tantos puntos altos no fue una tarea sencilla, si te gustó esta selección te recomendamos que visites #GamersESET, una página en la que encontrarás análisis, encuestas, rankings, entrevistas y hasta datos históricos sobre videojuegos. 

Sí disfrutas de los videojuegos tanto como nosotros te presentamos nuestra nueva edición del ESET NOD32 Antivirus – For Gamers, la cual te permitirá jugar disfrutando al máximo las capacidades de tu equipo con la tranquilidad de contar con la protección legendaria de ESET contra ransomware, troyanos, spyware y nuevas amenazas. Conoce más en este sitio.

Guía LoL para Dummies

En #GamersESET te contamos todo lo básico que tienes que saber antes de empezar a jugar al League of Legends.

ESET reconocida en informes de Forrester por su inteligencia contra amenazas y EDR Zero Trust

ESET ha sido reconocida en dos informes de Forrester por su capacidad de inteligencia contra amenazas y EDR Zero Trust

Gamers que admiramos

En #GamersESET elegimos a gamers que creemos que son dignos de admiración y te contamos por qué.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Posts recomendados