Los videojuegos más difíciles

Las motivaciones por las que jugamos videojuegos son varias: divertirnos, distraernos, emocionarnos, desafiarnos, competir y muchísimas más. Y para este post nos vamos a centrar en aquellos juegos que realmente nos desafían por la dificultad que presentan.

Los juegos de este listado y de este estilo obligan a los jugadores a tener que ir mejorando, presentando una curva de aprendizaje bastante empinada y que tienen una demanda particular hacia los gamers: la perseverancia. Y lo interesante es que a cambio de todo este esfuerzo y de un castigo constante, este tipo de juegos suelen ser muy gratificantes ya que ese momento en el que se logra superar un obstáculo que nos mantuvo ocupados un largo es simplemente glorioso.

Antes de ir a nuestra selección, creemos que es importante destacar algo: no son juegos para cualquier tipo de gamer. Hay personas que juegan para divertirse y quizás la idea de perder o morir muy seguido no les resulta divertido. Y eso está perfecto, nadie es más o menos jugador por el tipo de experiencia que elige tener, dejemos que cada persona disfrute de lo que quiera.

Aquí están 4 de los videojuegos más difíciles que se pueden jugar:

Sekiro: Shadows Die Twice

Por Sonia Dominguez Waisbrod

Cuando pensamos en FromSoftware hay dos palabras que se nos vienen a la mente casi de manera inmediata: épica y dificultad. Dos componentes característicos de sus entregas. Sin embargo, con cada nueva publicación, vemos foros, críticas, columnas y redes plagadas de comentarios, polémica y opiniones encontradas.

Sucedió con Demon’s Souls (2009), sucedió en cada lanzamiento de la trilogía Dark Souls (2011,2014 y 2016), sucedió con Bloodborne (2015) y podríamos decir que, con Sekiro: Shadows Die Twice(2019), el debate sobre la dificultad se encendió más que nunca.

En primer lugar, cabe aclarar que Sekiro no es un RPG, sino que está mucho más cerca de la aventura de acción tradicional. Aquí no hay barra de resistencia y, si bien está la posibilidad de resucitar, el sistema es más directo y exigente con una barra de postura que debemos mantener y romper, con el objetivo de poder realizar ejecuciones. Más allá de estas innovaciones y diferencias dos de los elementos que prevalecen son la dificultad y la falta de ayuda que el juego propone.

El punto clave para entender lo que Hidetaka Miyazaki y su equipo buscan plasmar, es entender la obra como un todo. Si nos adentramos en la propia filosofía de Sekiro, comprenderemos que no es casual la elección de la figura de un shinobi como protagonista de esta historia de venganza.

El universo del juego nos envuelve en la era Sengoku (largo período de guerra civil en Japón, entre 1467 y 1568) y busca transmitirnos los valores de la mitología japonesa, los ninjas, la resurrección y la inmortalidad. De esta forma, podemos interpretar que, así como el protagonista busca preservar su honor, el jugador no será pasivo, sino que tendrá que pensar, esforzarse y, principalmente, aprender de sus errores.

Los seguidores del estudio ya están acostumbrados a las dinámicas exigentes, donde la única forma de aprender es mediante prueba y error, pero el estrés aumenta en Sekiro, ya que cada error implica morir. Es por esto que el juego puede resultar demasiado difícil para los estándares del público general, acostumbrado a buscar “relajarse mientras juega”. Sin embargo, al igual que los Souls, se trata de juegos que cumplen con lo que prometen: el jugador sabe que para ganar, probablemente deberá morir muchísimas veces, sabiendo que fallar no quita las ganas de jugar sino que, por el contrario, dota a la experiencia de aprendizaje y la vuelve adictiva para quienes deciden entregarse a las sensaciones que sus creadores buscaron generar.

Battletoads

Por Sabrina Blaha

Pueden reírse, pero debo confesarles que de pequeña, cada vez que escuchaba la intro del Battletoads, me sentía TODA una badass: es innegable que el pseudo rock que sonaba como tono polifónico tenía cierta magia y a eso se le sumaba que los protagonistas tenían cierto aire maloso (solo diré: rodilleras con pinches).

Si bien su historia bizarra en donde una rana y una princesa recorrían el espacio en una especie de Cadillac y el hecho de que como ranas musculosas bípedas podíamos montar cerdos voladores suena….volada, créanme, Battletoads es un juego muy lejano a ser un chiste.

Causante de varios berrinches (aunque con buenos recuerdos) en mi infancia (y en mi adultez también), Battletoads ha sido, a mis ojos y durante mucho tiempo, el emblema de “juego imposible”.

Si, quizás el primer y el segundo nivel parecen “juego de niños”, pero no se dejen engañar….¿ALGUIEN PASÓ ALGUNA VEZ EL NIVEL 3? Ese escenario en el que manejábamos una motocicleta representaba un salto completamente incomprensible de dificultad entre un nivel y otro. Supongamos que superan ese nivel, lo que sigue pareciera un paseo vacacional, con algunos niveles poco memorables, pero lamentablemente eso NO sucede.

Battletoads hace un gran trabajo en engañar a los jugadores con algunos niveles simples y de dificultad casi inexistente, pero luego de eso el juego se pone realmente difícil. Luego de perder una vida lo ideal es adoptar la postura de Marge Simpson y decirse “En un momento así solo se puede reír” ya que la alternativa es lanzar los joysticks por los aires, al piso o por la ventana.

Si logran llegar al nivel 10 sin estallar de la rabia en el intento les recomiendo tomarse un tecito de manzanilla antes de arrancarlo, porque Rat Race los hará prácticamente perder la cordura. Es difícil entender el incremento (y disminución) tan random de la dificultad a través del juego, pero me atrevería a decir que solo unos pocos han llegado a superar este juego. ¿Son/serán ustedes uno de estos pocos? ¡Los desafío a intentarlo!

Cuphead

Por Marina Lammertyn

Si te gustan los juegos difíciles que además cuenten con una estética increíble no busques más: Cuphead es el juego para ti. Con gráficos sumamente cuidados, el juego nos sumerge en un mundo de caricaturas surrealistas basadas en las de los años 30, con dos protagonistas que, como lo dice el título en inglés, tienen cabezas de taza.

Los personajes principales, Cuphead y Mugman, son niños bastante traviesos que, a pesar de las advertencias que reciben, deciden salir del pueblo a vivir nuevas aventuras y así terminan en un casino rodeados por personajes sumamente extraños y particulares. Entre ellos se encuentra nada más y nada menos que el mismísimo Diablo, con quien terminan jugando una apuesta que obviamente pierden. Ahí es cuando ruegan por sus vidas y llegan a un acuerdo: si recolectan las almas de personajes que le deben al diablo entonces podrán ser liberados. Y así comienza su aventura…

El juego tiene dos modos: el simple y el regular (que, como sabrán por el título del post, es DIFÍCIL). El modo simple sirve para entender al oponente, aprender a utilizar las armas y comprender mejor el juego pero, obviamente, no recolectarás el alma en caso de ganarlo.

Si tú también ves a los gráficos como arte esta será para ti una verdadera obra maestra ya que cada personaje y cada nivel están hechos a mano, con los movimientos gracias a la técnica flipbook para mantener esa sensación vintage intacta. Te vas a encontrar con niveles a color y otros en blanco y negro, y con un soundtrack de jazz que acompaña a la estética perfectamente.

Una advertencia justa que debo darte, además de que los niveles son realmente difíciles, es que la mecánica del juego (como parte del género run and gun) puede volverse algo repetitiva si no te gusta la idea de disparar, disparar, disparar y bueno, disparar. De todas formas vale muchísimo la pena y es tanta su popularidad que no solo se lanzará este año el esperadísimo DLC “Cuphead, The Delicious Last Course”; sino que además este año se estrenará una serie animada de la historia en Netflix. Una aclaración importante es que puedes jugarlo tú solo o en modo coop de a dos durante todo el juego. Cuphead, desarrollado por Studio MDHR, está disponible para Mac, Nintendo Switch, PlayStation 4, Windows PC y Xbox One.

Super Meat Boy

Por Santiago Achiary

De una manera resumida se podría decir que Super Meat Boy es un platformer hecho y derecho. Nos ponemos al mando de un pedazo de carne que debe sortear 150 niveles (y otros 150 en caso de que seamos MUY buenos) para poder rescatar a su novia (Bandage Girl) de las garras del malvado Dr Fetus (que sí, es un feto dentro de una suerte robot).

Toda esta atmósfera ridícula y graciosa que presenta la historia y los personajes contrasta fuertemente con lo difícil que es este juego. Porque créanme: Super Meat Boy los va a castigar y se van a encontrar con niveles que podrán superar al instante mientras que en el siguiente quizás mueran unas 80 veces. Pero a diferencia de los juegos Soulslike, en los que morir supone un riesgo de perder lo que hemos recolectado hasta ese momento, Super Meat Boy nos da la chance inmediata de volver a intentarlo. Y eso lo hace adictivo.

Manejar a ese pedazo de carne que puede saltar, correr y trepar paredes es una experiencia absolutamente fluida ya que los controles de este juego son simplemente sublimes. Pero al mismo tiempo, será nuestra condena ya que si perdemos no podremos culpar a un mal movimiento o una mala reacción del personaje, será 100% nuestra responsabilidad.

Y en esto reside gran parte del truco de este juego. Nivel a nivel nos va a ir enseñando y pidiendo que vayamos mejorando mientras que nuestro personaje no sufre ningún tipo de modificación: nada de poderes especiales o experiencia para subir de nivel. Así, quienes deben ir haciendo level up son los mismísimos gamers, que deberán combinar velocidad, reacción, precisión y el manejo de los tiempos para poder sobrevivir a cada nivel.

Por sus gráficos y su dinámica, Super Meat Boy parece ser un juego “simple” pero difícil. Pero lo cierto es que cada nivel está armado con una precisión casi de relojería. Y para poder superar esa precisión, se espera de nosotros exactamente lo mismo: saltos en el momento justo, movimientos controlados y mucha pero mucha paciencia. Si están en búsqueda de un desafío, Super Meat Boy definitivamente debería estar al tope de su lista.

¿Has jugado alguno de estos juegos? ¿Te han parecido difíciles? ¿Qué juego o nivel recuerdas por la dificultad que tiene? Déjanos tu comentario

¡Escudos arriba!: desde el cosmos hasta tu computadora, el arte de las defensas

Muchos usuarios de PC aseguran sus naves del ciberespacio con soluciones de seguridad digital, pero ¿alguna vez te has preguntado sobre la configuración incorporada que tienen sus “escudos” y cómo estos pueden satisfacer tus necesidades en diferentes condiciones?

ESET Perú se une a Aldeas Infantiles SOS

ESET Perú firma un convenio de colaboración con Aldeas Infantiles SOS Perú, ONG para impulsar la importancia de generar entornos digitales seguros para niñas, niños y adolescentes.

ESET dice presente en la conferencia de tecnología Jump!

Desde ESET participaremos de Jump!, conferencia de tecnología con perspectiva de diversidad, equidad e inclusión, con “The Dark Side of Cryptocurrency: Repercusiones sobre el fenómeno de las criptomonedas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Posts recomendados