Staog: el primer virus para Linux

Mito o verdad: ¿Es Linux invencible? ¡No! Eso es un mito. Cada sistema operativo trae vulnerabilidade permitiendo la entrada de amenazas cibernéticas que intentarán robar todo, desde información confidencial hasta dinero. Para demostrarlo, hoy les traemos la historia del primer ataque registrado a Linux.

Pero, primero: ¿Por qué todavía se cree que “Linux no puede ser atacado por vírus”?

Cuando una persona opta por el sistema operativo Linux, por lo general ya tiene conocimientos un poco más avanzados de informática, ya que no cuenta con una interfaz muy amigable, no soporta varios software que conocemos y usamos todos los dias (como sí lo tienen Microsoft y Apple), además de requerir una mayor experiencia para utilizar el 100% de sus funcionalidades

Dicho esto, existe um mito generalizado que afirma que es imposible que una amenaza ataque este sistema. Por otro lado es raro escuchar historias de fallas en el sistema, ya que su estructura de instalación de archivos y/o programas requiere autorización manual del administrador, dejando poco espacio para la propagación de virus y, en consecuencia, daño a la máquina y pérdida de informaciónes.

Jugando con los limites

Como todo tiene su primera vez, con Linux no fue diferente…

El primer virus informático dirigido al sistema operativo fue Staog. Descubierto en 1996, aprovechó las vulnerabilidades presentadas inicialmente (recordemos que la primera versión de Linux se lanzó en 1991), consiguiendo así infectarlo.

A pesar de que, para realizar cualquier tipo de operación sensible era necesario iniciar sesión como root, el virus aprovechó algunas vulnerabilidades para permanecer residente en la memoria. Después de eso, infectó los archivos binarios que se ejecutaban. Un grupo llamado Crackers VLAD fue el responsable de programar el Staog.

Como dependía al 100 % de las fallas del sistema, después de parchear con actualizaciones, Linux se volvió inmune a Staog, que nunca más fue detectado.

El segundo virus se encontró 1 año después del primero. Conocido como Bliss, intentó vincularse a archivos ejecutables, pero no se propagó con mucho éxito. Su código fuente fue publicado en Usenet.comp.security.unix.

Por eso siempre reiteramos la importancia de tener una solución de seguridad que proteja tus equipos e información contra las amenazas cibernéticas. Están en todas partes y pueden afectar a cualquier sistema y dispositivo.

Las 10 amenazas más propagadas del mundo en noviembre 2022

Presentamos el ranking de las diez amenazas que más se propagaron alrededor del mundo durante noviembre de 2022.

¿Cuál será el Juego del Año? ¡Estos son los nominados!

Te presentamos los seis nominados para el galardón gamer más importante del 2022. Conócelos para elegir tu favorito.

El Dream Team de ESET para ganarle por goleada al malware

Presentamos el plantel con el que desde ESET protegemos día a día a empresas y usuarios de Latinoamérica, frente a los códigos maliciosos que siempre están al acecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Posts recomendados