Cuando los NFT son el límite creativo

Imagina esta situación: es una preciosa tarde de primavera, en la que decides visitar una galería de arte. Te arreglas, tomas las llaves y la mascarilla (dependiendo de las restricciones de COVID en tu zona) y sales de casa. Caminas por la ciudad hacia tu galería favorita, sintiendo la ligera brisa en tus mejillas. Pagas la entrada y empiezas a pasear: puedes ver el arte, casi tocarlo. Hasta encuentras algunas personas que también están admirando cuadros y esculturas. Saludas y sonríes con la mirada.

Ahora bien: imagina que nada de esto es cierto. Que no es necesario ir físicamente a la galería para ver el arte… Sí, hemos llegado a una era en la que las galerías virtuales se están convirtiendo en una realidad y el arte digital está ganando popularidad. Y son los tokens no fungibles (NFT) los que están haciendo esto mucho más rentable para los artistas.

A esta altura, estamos tan acostumbrados a compartir y ver contenidos en línea de forma gratuita que lo naturalizamos. Pero… ¿qué pasaría si una obra de arte se enriqueciera con una característica única: un NFT?

En los últimos meses hemos oído hablar mucho de los NFT. Pero… ¿qué son exactamente? Tokens no fungibles. Simplemente eso. Una pieza de datos digitales, incrustada en un archivo que es único para esa pieza y sólo para esa pieza. Al igual que una obra de arte física, una pieza digital con un NFT no es replicable. Solo hay una de su clase. Y eso es lo que le da valor. Estas piezas no pueden intercambiarse ni sustituirse por otras similares del mismo valor, al igual que el arte físico no puede ser intercambiado por una pieza similar con el mismo valor.

Los NFT existen desde 2015, pero recientemente han ganado popularidad gracias a la NBA (Asociación Nacional de Baloncesto de Estados Unidos), que comenzó a vender “NBA Top Shots” en 2020. Es decir, clips cortos no fungibles de tiros de baloncesto, similares a las tarjetas de baloncesto que fueron muy populares anteriormente. Cada uno es único, tiene su propio valor y no puede ser sustituido por otro. 

Este nuevo avance tiene el potencial para revolucionar el mundo del arte: los NFT actúan como un certificado digital de propiedad de una obra de arte. Tras la creación de una obra de arte NFT, ésta se tokeniza en una Blockchain (servicio de criptomoneda), lo que demuestra la propiedad legal del artista sobre la obra que ha creado. Y como una Blockchain es segura y difícil de piratear, el seguimiento de la propiedad es bastante sencillo.

Esto ayuda al artista a ganar popularidad y a dar a conocer su arte al mundo. Cualquiera puede ver su obra en Internet, incluso compartirla y copiarla. Puede que pienses que esto no tiene sentido: si se puede acceder libremente a ella, verla y compartirla, ¿por qué pagar por la propiedad? El truco es que, a menos que el NFT sea comprado, no se puede fingir la propiedad. Al igual que ocurre con el arte físico, puedes sacarle una foto o incluso hacer una copia, pero si no posees la pieza original con su certificado, la copia/foto no tiene el mismo valor que el original.

Cuando alguien compra un NFT, éste pasa a ser de su propiedad y puede hacer con ella lo que quiera. Sin embargo, el comprador no posee ningún derecho de propiedad intelectual, como el derecho de adaptación o reproducción. Este es un derecho exclusivo del creador.

La creación de arte digital rompe los límites a los que se han visto sometidos los artistas. Ahora pueden trabajar con más libertad e independencia: tienen derecho a vender su obra al precio que creen que merece, pueden establecer las condiciones antes de venderla y mucho más. También tienen autoridad para alquilar y exponer su arte como quieran, lo cual también facilita la distribución de su arte a nivel mundial, sin limitaciones de ubicación.

Todo suena muy bonito, pero todo avance digital conlleva sus riesgos. Los NFT se venden en plataformas comerciales digitales, que funcionan de forma similar a las tiendas online y pueden presentar vulnerabilidades vinculadas a la falta de consideraciones de seguridad durante las fases de desarrollo. Una vez descubiertos, estos descuidos se convierten en el objetivo de los delincuentes, quienes pueden, por ejemplo, subir una obra de arte que contenga código malicioso, robar las cuentas de las personas o comerciar con NFT a bajo precio y revenderlas para obtener beneficios

Según HKCERT, se han producido varios casos de violaciones de la ciberseguridad en el ámbito de los NFT. Uno de los últimos ocurrió en febrero de 2022, mediante un ataque de phishing a OpenSea (plataforma de comercio de NFT). Un ciberdelincuente envió un correo electrónico de ingeniería social a los usuarios para que firmaran un contrato y enviaran criptoactivos a su cartera. La cantidad total robada fue de 1,7 millones de dólares

Si bien pareciera que la mayoría de los ataques son de la naturaleza del phishing, también se ha encontrado una vulnerabilidad de seguridad en OpenSea, la cual permitía vender piezas de arte NFT por menos del 1% del precio mínimo, lo que causaba problemas a los creadores.

La innovación y la creatividad no tienen límites, y los NFT y el arte digital están demostrando que el progreso no puede detenerse. Y no debería: el progreso está aquí para quedarse y desarrollarse. Pero donde hay progreso hay riesgos. ESET lleva protegiendo el progreso y el desarrollo desde su creación, hace más de 30 años. La seguridad de los usuarios digitales es nuestra prioridad número uno; esto significa asegurarnos de que el progreso que hemos logrado como humanos está protegido para que podamos avanzar con seguridad hacia el futuro.

Cuando la tecnología permite el progreso, ESET está para protegerlo.

Las 10 amenazas más propagadas del mundo en noviembre 2022

Presentamos el ranking de las diez amenazas que más se propagaron alrededor del mundo durante noviembre de 2022.

¿Cuál será el Juego del Año? ¡Estos son los nominados!

Te presentamos los seis nominados para el galardón gamer más importante del 2022. Conócelos para elegir tu favorito.

El Dream Team de ESET para ganarle por goleada al malware

Presentamos el plantel con el que desde ESET protegemos día a día a empresas y usuarios de Latinoamérica, frente a los códigos maliciosos que siempre están al acecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Posts recomendados